"El Resquicio” - EK Labs.

 

Hace un tiempo tuve el gusto de escuchar en vivo a la banda colombiana EK Labs, una maravillosa agrupación de Rock alternativo e instrumental bogotana. Debo confesar que mi primera reacción fue preguntar ¿Esto se hace en Colombia? Y por qué yo no la conocía?¿Cuantos grandes talentos o propuestas diferentes, no solo colombianas, se quedan lejos de los medios de comunicación masivos? ¿porque esa extraña manía de mostrarle a la gente solo lo “popular”? y no esforzarnos por abrirles el panorama, por mostrarles un poco de todo, que ya con el tiempo cada quien ira formando su criterio.

 

Para mi es claro que si una mente recibe “basura”, dará “basura”. Pero si recibe algo más valioso con seguridad dará mucho más. Como el niño argentino en youtube amante de los Beatles, esa pasión no es “generación espontánea”, es el producto de un entorno que lo estimula.

 

Por eso, cuando escuché en la banda sonora de la película Colombo- Argentina “El Resquicio (The Crack)” la canción “Epidemia” de EK Labs, sentí que tal vez las cosas estaban cambiando, pareciera que la escena cultural nacional estuviera despertando de ese prolongado letargo.

 

Primero, obviamente por la producción cinematográfica de “El Resquicio”, donde se atreven a superar esa fijación nuestra con el narcotráfico; dejar de lado ese humor colombiano que aunque aveces maravilloso, es muy particular y se lanza a explorar otras dimensiones de la compleja psiquis humana, que bien puede desarrollarse en Colombia u otro rincón del planeta.

 

Segundo, por abrirle espacios a otras expresiones musicales diferentes al “tropipop”, “Vallenato” o a ese Pop pre–fabricado. No busco demeritar el trabajo de quienes se desenvuelven en estos géneros ni mucho menos, aunque yo no los disfrute, deben tener un lugar como expresión cultural, pero definitivamente no deben ser los únicos!!!

 

Bien por el director colombiano Alfonso Acosta, por EK Labs y su increíble música. Jalón de orejas para mi, por explorar más el talento afuera que adentro, pero ya tendré tiempo de reponer mi falta.

 

Erica Acuña, 27/10/2012