Game Night, Cliff Martinez

¿Hasta qué punto una comedia que busca complejizar su trama puede desarrollarse sin rayar lo absurdo y lo ridículo? El caso de Noche de juegos es uno que hay que tomar con pinzas para resaltar lo bueno como lo malo. El filme fue dirigido por Jonathan Goldstein y John Francis Daley, la segunda dirección cinematográfica de ambos que, a su vez, es su segundo trabajo en conjunto luego de la producción de Vacaciones. La historia trata sobre un grupo de amigos que se reúnen frecuentemente a vivir una noche de juegos. Max y Annie son una pareja competitiva y apasionada que triunfa cada velada en los distintos tableros: pictionary, life, scramble. La rivalidad entre Max y su hermano Brooks se desata cuando este regresa a la ciudad y los invita a una noche de juegos que promete ser inolvidable. Con un reparto actoral encabezado por Jason Bateman y Rachel McAdams, la historia goza de una interpretación interesante que va ligada por la dirección que aborda el argumento bajo un suspenso cómico que permite un desarrollo menos exagerado de los personajes, un punto a favor.

 

Seguramente los directores, junto al guionista Mark Pérez, pretendieron generar una historia entretenida que a su vez contara con una complejidad mayor a la hora de ser narrada. El uso de dos géneros cinematográficos que se complementan fue tal vez el primer acercamiento, pero bien, la historia se convierte en una sucesión de eventos ridículos que terminan por sacar al espectador de la sintonía en que el principio logra llevarlo. En la película vemos como un giro se sigue de otro giro y de otro nuevamente y así hasta alcanzar varios plot twists que no logran explotarse como recurso. Contrario a lo pretendido, los cambios en la trama que deberían atrapar al lector, sorprenderlo y generar en él emociones positivas, son un punto drástico y muy marcado que desagrada y distancia de la historia. Si bien estoy de acuerdo con los planteamientos teóricos que señalan de un buen guion como aquel en donde el espectador se sorprende ante sucesos “no esperados”, es posible notar cómo el abuso de aquel recurso, su extremo, genera todo lo contrario. Emplear demasiados escenarios “no esperados” es la piedra angular de Noche de Juegos y ello estropea su estrategia. Al final, la historia se hace predecible y poco llamativa.

En cuanto a la banda sonora, producida por Cliff Martinez, es importante rescatar dos puntos importantes. Al tratarse de un género híbrido como lo es el suspenso cómico, la mezcla es apreciable desde la composición sonora que combina piezas insistentes que apuntan a la hilaridad en tonos agudos y repetitivos, como al suspenso que se da en composiciones alargadas, pausadas y vibrantes que generan intrigas. No obstante, como resulta en muchas películas cómicas, la banda sonora se relega a un papel secundario (o incluso terciario) en donde su valor podría llegar a ser prescindible, pasando desapercibido en muchas escenas. Considero que esta película, como su composición, tiene unas debilidades evidentes pero sirven como un primer acercamiento para explorar este género.

FICHA TÉCNICA

 

Título: Noche de juegos.

Título Original: Game Night
País: EE UU.
Dirección:
John Francis Daley, Jonathan Goldstein
Música original: Cliff Martínez

Editada por: WaterTower Music
Reparto: Jason Bateman,  Rachel McAdams,  Jesse Plemons,  Kyle Chandler,  Kylie Bunbury, Lamorne Morris,  Michael Cyril Creighton

Distribuida por: Warner Bros Pictures