FICHA TÉCNICA

 

Título: Loving Vincent, Cartas a Van Gogh.

Título Original: Loving Vincent.
País: Polonia, Reino Unido.
Dirección:
Dorota Kobiela, Hugh Welchman.
Música original: Clint Mansell.

Editada por: Milan Entertainment
Reparto: Douglas Booth, Saoirse Ronan Margaret Gachet, Aidan Turner, Jerome Flynn, Eleanor Tomlinson

Distribuida por: Si Hay Cine

Loving Vincent - Clint Mansell


Los trazos inconfundibles de "La Noche Estrellada” de Vincent Van Gogh aparecen en la gran pantalla; mágicos, sublimes, enigmáticos, misteriosos e inamovibles, como siempre han sido percibidos por mi, de repente la noche y su luna cobran vida acompañados del emotivo tema “The Night Cafe” compuesto por Clint Mansell, en ese momento es simplemente imposible no contener el aliento y no dejarse llevar por el embrujo de ese plano, punto de partida de un maravilloso viaje.

La idea de “Loving Vincent” surgió mientras la directora y pintora polaca Dorota Kobiela leía “Cartas a Theo”, un libro que recopila 903 cartas escritas durante 20 años por el pintor neerlandés a su hermano y que se ha transformado de cierta forma en una especie de autobiografía, de confesión. Kobiela compartió la idea con su esposo Hugh Welchman y los dos se embarcaron en la ambiciosa y descabellada aventura de crear el primer largometraje cien por ciento animado en óleo, en el que nos narran los últimos días de vida del pintor a través de sus cuadros.


Mas de 5 años de arduo trabajo, entre el desarrollo del guión, la filmación de las escenas con un espectacular elenco, donde encontramos nombres como Douglas Booth, Helen McCrory, Saoirse Ronan o Aidan Turner y la transformación de dichas escenas en animaciones, dan como resultado 65.000 fotogramas pintados por 125 artistas que mantienen el estilo del gran referente de la pintura y que nos llevan a acompañar Armand Roulin a descubrir lo que lo motivó
a quitarse la vida en el verano de 1890. Si Armand Roulin, el mismo joven, hijo de un cartero amigo de Van Gogh y cuya familia inspiró una serie de retratos que el pintor realizó entre 1888 y 1889.

Clint Mansell artífice de la música de películas como Requiem for a Dream, The Fountain, Stoker o Black Swan, partituras caracterizadas por su oscuridad, intensidad y por situarse especialmente en los conflictos internos de los personajes, es el encargado de la música original de esta increíble obra de arte. El británico se posiciona desde la tormentosa alma del genio, su locura, su pasión, su soledad, su violencia, sus conflictos; la música se entreteje y se compenetra en la historia, en cada cuadro, en la visión que el artista tenía del mundo, y de la vida plasmada en sus obras y en sus sensitivas y reflexivas palabras a su hermano Theo.

Realmente es apasionante ver como varios de sus cuadros, que desde hace tiempo han generado preguntas sobre el mundo detrás de lo que veo en ellos, sus personajes, sus historias, sus miedos, sus angustias, su humanidad plasmada el el lienzo van cobrando vida,  Loving Vincent ha sido el camino para encontrar la respuesta a esas preguntas que rondaban en mi cabeza, una manera de volver tangible, de darle forma a algo que por mucho tiempo estuvo en el plano de lo fantástico.